trabajo

¿No disfrutas tu trabajo? Estos consejos cambiarán tu visión y te ayudarán a disfrutarlo

Usualmente asociamos el día lunes a algo terrible. Se acerca la vuelta a la jornada laboral, y siempre parecen ser malas noticias. Sí, todos podemos disfrutar el viernes nos gusten o no nuestros trabajos. Pero cada vez crece más la cantidad de desencantados de la semana, que tienen como ídolos los días sábado y domingo.

Cada loco con su tema, podemos decir. Pero la verdad es que esto dice mucho de nuestra poca felicidad laboral. Y ya que pasamos gran parte de nuestra vida trabajando, finalmente se transforma en una piedra de tropiezo para sentirse realizado, o con una visión positiva.

Un reciente estudio realizado en la Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez, 1 de cada 2 chilenos está satisfecho con su trabajo, dando visiones bastante divididas sobre la calidad de vida que podemos llegar a llevar.

Sólo el 51% del total de los encuestados cree que de aquí a cinco años su economía personal mejorará, lo que también habla del poco optimismo que tenemos en este sentido. Si lo laboral es una parte clave y “obligatoria” de nuestra vida, ¿no sería ideal que fuese más grato, o lográramos tomarlo de una mejor manera?

El infierno del trabajo

Quejas hay de sobra, y muchas son justificadas, de eso no hay dudas. Desde frustración sobre las proyecciones que pueden haber, exceso de trabajo o mal ambiente laboral son los usuales puntos de tropiezo de los chilenos.

Hay un desánimo general. Pero por más negativo que se vea el panorama para muchos, si no se logra un cambio de actitud de nuestra parte, los principales afectados somos nosotros mismos.

Algunos postulan que la relación con el trabajo es como muchas otras de nuestra vida: requiere de esfuerzos, de ceder, de llegar a acuerdos y buscar maneras de re-encantarse, de no desistir.

La “pega perfecta”

Hay mucha idea sobre lo que no nos gusta a la hora de trabajar, pero, ¿y el contrario de ello? ¿Qué tiene el trabajo ideal? ¿Qué es lo que ayudaría a quitar esta frustración constante?

Primero, hay que cambiar el switch. Más allá de las concepciones o metas que cada uno tiene, sin motivación diaria será un objetivo difícil de alcanzar. Algunos creen usar la negatividad como motor para salir de aquello que no les gusta, pero definitivamente un buen desempeño y optimismo diario, se reflejan en todo ámbito y nos ayudan a encontrar el lugar adecuado para nosotros.

Tal como en una relación, será difícil encontrar un lugar que reúna 100% las características que anhelamos laboralmente. Pero para enfrentarse a eso, hay que ser proactivos: no esperar a que el resto resuelva los problemas o las molestias que tenemos, sino que tomar las riendas – claro, siempre y cuando estén dentro de nuestro alcance. Hablamos con José Miguel Peña Virgili, un destacado arquitecto de la región del Bío-Bío que nos comenta cómo llevar a cabo nuestra vida laboral: «Otras opciones son hacer sugerencias, aportar a un buen ambiente, o encontrar vías de escape aparte del trabajo. Por supuesto, otra pieza clave: tener una visión optimista y mirar el vaso medio lleno en vez de vacío».

Podemos pensar en veces que esto sería parte de hacer el trabajo de otros al tener más iniciativa, pero en ello cada uno tiene que conocer sus límites, y también lo que se busca. A veces es necesario que alguien más dé un paso al frente para mejorar ciertas situaciones.

El desencanto nos puede llevar a la inacción, pero al final nos enfrascamos en un círculo vicioso que no nos permite ser felices, ni tener una relación amistosa con nuestro entorno. Si no estamos contentos con aquello que toma el mayor porcentaje de tiempo en nuestra vida, ¿cómo logramos el equilibrio con el resto?

Estos son algunos consejos útiles que la Agencia de Marketing Digital, ROI quiso entregarnos para ayudarte a encontrar felicidad en tu vida laboral, y hacer que se proyecte en otros ámbitos:

  • Generar instancias de camaradería entre los compañeros de trabajo para forjar lazos y conocer diversos puntos de vista.
  • Analizar aquellos aspectos que no nos resultan agradables del trabajo, y ver en cuáles podemos incidir.
  • Tomar acción a través de propuestas y sugerencias de manera paulatina, proactiva y paso a paso.
  • Mantener una buena actitud. Recordar una buena razón para hacer lo que estamos haciendo, y tenerla como norte.
Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *