Desperfectos vehículos

Conoce cuáles son los desperfectos más frecuentes que sufren los vehículos

La mayoría de las personas que conduce un vehículo conoce poco y nada de mecánica. Durante la vida de un conductor, las posibilidades de sufrir algún desperfecto en ruta son altísimas y realmente son pocos los que están preparados para enfrentar este problema.

Un desperfecto mecánico puede transformarse en un dolor de cabeza para quienes no tienen conocimientos. Según los expertos, la mayoría de los chilenos que son propietarios de un auto -ya sea nuevo o usado- no ha cambiado nunca un neumático y ni sabe cómo instalar una batería.

“Muchas personas no le toman el peso a la responsabilidad de tener un vehículo. Además de no realizar las mantenciones cuando corresponde, lo que a la larga repercute en el funcionamiento del auto, son muchos quienes no están preparados para enfrentar una emergencia básica, como pasar corriente de un auto a otro o cambiar un neumático”, aseguró José Ramírez, mecánico y fundador de la empresa de servicio técnico J&C al sitio Emol.cl.

Por ello, los expertos recomiendan anticiparse a los hechos y aprender a identificar (y, por lo tanto, solucionar) los problemas más comunes que sufren los vehículos.
Uno de ellos es la fuga de aceite, la razón más frecuente por la que los automóviles llegan a un taller mecánico. Cuando ocurren derrames, los conductores no suelen preocuparse inmediatamente, lo que a la larga agrava el problema.

Hay que considerar que la función del aceite es que las piezas no rocen con la fricción y, por lo tanto, no se desgasten con el tiempo. Mantener los aceites en regla es fundamental para el correcto funcionamiento del vehículo, razón por la que no hay que esperar hasta escuchar ruidos para acercarse al mecánico.
“Si el auto ha perdido aceite es importante reponerlo a tiempo, y revisar los posibles problemas que esto pudo haber generado”, explicó el mecánico José Ramírez.
Otra falla frecuente que sufren los vehículos es el desgaste de la batería, cuya función es entregar la energía necesaria al motor para que parte, además de abastecer el sistema eléctrico como luces, radio, aire acondicionado, entre otros.

Las baterías suelen durar entre dos a cuatro años, dependiendo del fabricante, por lo que es fácil prever si su tiempo útil ya está por finalizar. ¿Qué hacer entonces? Lo fundamental es estar atento a cuando se esté acabando y, por supuesto, cambiarla.

Otro desperfecto común es el que se provoca al manejar con el pie en el embrague. Este “mal hábito”, como lo denominan los mecánicos, es frecuente entre los conductores, que no entienden que solo debe ocuparse para pasar de marcha.

“Los conductores que conducen pisando el embrague suelen pedir ayuda cuando el pedal se pone duro, o empieza a sonar el rodamiento de empuje, lo que es muy tarde, porque no solo habrá que cambiar el embrague, sino además el rodamiento de empuje”, explicó José Ramírez.

¿Qué hacer en todos estos casos? Si bien lo ideal es que el mismo conductor se encargue de solucionar estos problemas. Cuando esto no ocurre y el desperfecto se produce en medio de una ruta, es recomendable contar con un seguro automotriz, que brinde la ayuda y asistencia mecánica necesaria donde sea que se encuentre el vehículo.

“Estos seguros suelen ser la salvación para los conductores que no tienen ningún conocimiento de mecánica. Si quedas detenido en medio de una carretera y no sabes cómo solucionar el problema, al tener un seguro de auto contratado podrás llamar a una grúa o un asistente para que vaya a auxiliar”, explicó Juan José Santa Cruz, gerente general de EstoySeguro.cl.

Además, si la falla en el vehículo pasa a mayores y no tiene una rápida solución, al contar con este tipo de seguro de auto la compañía entregará un vehículo de reemplazo, de modo que el conductor pueda seguir haciendo su vida normal hasta que la reparación se termine.

Compartir:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *